I’ve Been to 27 Countries. Here Are Some of My Top Tips for Traveling With a Disability.

Traveling on safari in Africa!

Traveling with a disability can be one of life’s greatest pleasures – or one of the most frustrating.

I’m the first to admit that because I don’t use a wheelchair when I travel, it’s easier (sometimes much easier) for me than for people who do. That said, I think I’ve learned some important lessons that can make travel easier and more enjoyable no matter what your disability. I hope you find these tips helpful when you plan your next great adventure. 

Take extra bathroom supplies, medical supplies, and medications

I’ve learned this one the hard way. Bathroom supplies, medical supplies, and medications are among the most vital – and hardest to replace – items on any trip. That’s especially true if you’re traveling in a developing country where these things may not be readily available.

Although I’ve never found myself without enough pills, I have underestimated how many bathroom items I would need on a few family vacations. Fortunately, we were in the U.S., and I was able to buy additional supplies. I’ve also nearly lost my only crutch tips, and now I always take a spare pair.

Travel in developing countries is a different matter. For example, on a trip to Mexico with my family earlier this year, there was no way I would find what I needed if I ran out. Catheters in particular would be nearly impossible to come by. That meant I was extra careful when I packed.

The moral of this story is to estimate what bathroom supplies you’ll need for the entire trip, including travel to and from the destination – and then add about 20% so there’s a margin for error. 

Yes, you’ll need more room in your suitcase(s). But that’s MUCH better than running out midway through. 

Speaking of suitcases, keep extra supplies in your carry-on in case your checked bags get lost. And, although it’s unlikely, check before you go to see if any of your medications are banned in the country you’ll be visiting. If so, ask your doctor for an alternative prescription.

Tell tour operators about your disability beforehand

Don’t assume you’ll actually be able to do what you’ve planned on your next trip. When it comes to trying something new (or even doing something you’ve done before, but in a new place), you can’t be too careful. 

It’s important to research what each activity involves, of course. But it’s just as vital to get firsthand information from tour operators.

They will know far better than you exactly what’s entailed – things like whether the activity can actually be done from a wheelchair, whether transportation is accessible, how much energy and skill are required, and how long you’ll be away from a bathroom.

Don’t forget that last question. Getting stuck on a lengthy excursion with no way to take care of your business will ruin any experience.

The second reason to talk to tour operators is to let them know you’re disabled. I’ve often shown up to things where the people in charge had no idea I walk with crutches. At best, they were skeptical that I could participate. At worst, they didn’t even let me.

Several years ago, I wanted to go scuba diving in Croatia with my wife. The dive master didn’t know I had a disability, and when I got there, he openly questioned whether I could dive safely.

I know that anyone who’s properly trained can dive safely with a disability. I’ve seen quadriplegics dive strapped to an instructor’s chest.

However, this guy continued to give me grief. And when I took my shirt off and he saw the lengthy scars from my spinal fusion, he flatly refused to let me dive at all. 

There’s no equivalent of the Americans With Disabilities Act in Croatia, so even though the ableism was infuriating, there was nothing we could do about it.

Don’t let that happen to you. Tell tour operators about your disability beforehand, and be explicit about what you can and can’t do. Ask them to commit to letting you participate upfront, preferably in writing. This won’t prevent ableism, of course, but it will save you the frustration of planning and paying for something that you don’t end up being allowed to do when you get there.

Go with someone who understands – and can meet – your needs

Traveling alone with a disability is difficult under the best of circumstances. Depending on your limitations, it might be impossible.

That’s okay. After all, travel experiences are best shared with someone you care about. 

I usually travel with my wife and son, both of whom understand exactly what I can and can’t do. And even when I choose to stretch my limits, they provide a supportive hand.

A couple of years ago when I took my then 10-year-old son to Thailand, he routinely slowed down for me on hikes when I got tired, held my crutches when I needed both hands to climb up sketchy stairs, and seemed proud of the fact that I didn’t shy away from challenging activities. And on our recent family trip to Africa, both my wife and my son were mindful of my need for bathroom breaks, assistance getting in and out of the safari vehicle, etc.

Traveling with supportive people who love you can make all the difference between an amazing experience and a frustrating – or even dangerous – one. Choose those people carefully and revel in the joys of the journey with them.

Plan for medical emergencies

No one wants to think about medical emergencies, but we must, especially when planning a trip. That’s why I always buy travel insurance that covers medical care and evacuation.

That’s good advice for anyone, but especially for people who live with paralysis. 

For me, the most likely disability-related scenario while traveling is acquiring a UTI. That’s why I always bring plenty of catheters and practice good sanitation. When I’m traveling to a developing country, I also bring extra antibiotics in case they’re hard to find. 

Depending on your disability, you could face much worse emergencies than UTI. Whatever they might be, carefully plan what you’ll do if the worst happens. Then enjoy your trip, knowing you’ve done everything you can to stay safe and healthy.

Do you have any travel tips to share? I’d love to read them in the comments. TwP

He viajado a 27 países. Estos son algunos de mis mejores consejos para viajar con una discapacidad.

Viajar con una discapacidad puede ser uno de los mayores placeres de la vida, o uno de los más frustrantes.

Soy el primero en admitir que como no uso silla de ruedas cuando viajo, es más fácil para mí que para las personas que sí la usan. Dicho esto, creo que he aprendido algunas lecciones importantes que pueden hacer que viajar sea más fácil y placentero sin importar cuál sea su discapacidad. Espero que estos consejos te resulten útiles cuando planifiques tu próxima gran aventura.

Lleve suministros de baño, suministros médicos y medicamentos adicionales

Aprendí esto de la manera más difícil. Los suministros de baño, los suministros médicos y los medicamentos se encuentran entre los artículos más vitales (y más difíciles de reemplazar) en cualquier viaje. Esto es especialmente cierto si viaja a un país en desarrollo donde es posible que estas cosas no estén disponibles.

Aunque nunca me he quedado sin suficientes pastillas, he subestimado la cantidad de artículos de baño que necesitaría en unas cuantas vacaciones familiares. Afortunadamente, estábamos en Estados Unidos y pude comprar suministros adicionales. También casi pierdo mis únicas muletas y ahora siempre llevo un par de repuesto.

Viajar a países en desarrollo es un asunto diferente. Por ejemplo, en un viaje a México con mi familia a principios de este año, no había manera de encontrar lo que necesitaba si se me acababa. En particular, sería casi imposible conseguir catéteres. Eso significaba que tenía mucho cuidado al hacer las maletas.

La moraleja de esta historia es estimar qué artículos de baño necesitará durante todo el viaje, incluido el viaje hacia y desde el destino, y luego agregar alrededor del 20 % para que haya un margen de error.

Sí, necesitarás más espacio en tu(s) maleta(s). Pero eso es MUCHO mejor que quedarse sin dinero a mitad de camino.

Hablando de maletas, lleve suministros adicionales en su equipaje de mano en caso de que se pierda el equipaje facturado. Y, aunque es poco probable, verifique antes de ir si alguno de sus medicamentos está prohibido en el país que visitará. Si es así, pídale a su médico una receta alternativa.

Informe a los operadores turísticos sobre su discapacidad de antemano

No asuma que realmente podrá hacer lo que planeó en su próximo viaje. Cuando se trata de probar algo nuevo (o incluso hacer algo que ya has hecho antes, pero en un lugar nuevo), nunca puedes ser demasiado cuidadoso.

Por supuesto, es importante investigar qué implica cada actividad. Pero es igualmente vital obtener información de primera mano de los operadores turísticos.

Ellos sabrán mucho mejor que usted exactamente lo que implica: cosas como si la actividad realmente se puede realizar desde una silla de ruedas, si el transporte es accesible, cuánta energía y habilidad se requieren y cuánto tiempo estará lejos del baño.

No olvides esa última pregunta. Quedarse atrapado en una larga excursión sin forma de ocuparse de su negocio arruinará cualquier experiencia.

La segunda razón para hablar con los operadores turísticos es hacerles saber que usted está discapacitado. A menudo he asistido a cosas en las que las personas a cargo no tenían idea de que camino con muletas. En el mejor de los casos, se mostraron escépticos sobre mi participación. En el peor de los casos ni siquiera me dejaron.

Hace varios años quería ir a bucear a Croacia con mi esposa. El maestro de buceo no sabía que tenía una discapacidad y, cuando llegué allí, me preguntó abiertamente si podía bucear de forma segura.

Sé que cualquier persona con la formación adecuada puede bucear de forma segura con una discapacidad. He visto a tetrapléjicos bucear atados al pecho de un instructor.

Sin embargo, este tipo siguió dándome pena. Y cuando me quité la camisa y vio las largas cicatrices de mi fusión espinal, se negó rotundamente a dejarme bucear.

No existe un equivalente a la Ley de Estadounidenses con Discapacidades en Croacia, por lo que, aunque el capacitismo era exasperante, no había nada que pudiéramos hacer al respecto.

No dejes que eso te suceda. Informe a los operadores turísticos sobre su discapacidad de antemano y sea explícito sobre lo que puede y no puede hacer. Pídales que se comprometan a permitirle participar desde el principio, preferiblemente por escrito. Esto no evitará el capacitismo, por supuesto, pero le evitará la frustración de planificar y pagar por algo que al final no se le permitirá hacer cuando llegue allí.

Vaya con alguien que comprenda y pueda satisfacer sus necesidades

Viajar solo con una discapacidad es difícil en las mejores circunstancias. Dependiendo de tus limitaciones, puede que sea imposible.

Esta bien. Después de todo, las experiencias de viaje se comparten mejor con alguien que te importa.

Normalmente viajo con mi esposa y mi hijo, quienes entienden exactamente lo que puedo y no puedo hacer. E incluso cuando elijo ampliar mis límites, ellos me brindan apoyo.

Hace un par de años, cuando llevé a Tailandia a mi hijo que entonces tenía 10 años, él habitualmente disminuía la velocidad en las caminatas cuando me cansaba, sostenía mis muletas cuando necesitaba ambas manos para subir escaleras incompletas y parecía orgulloso de el hecho de que no rehuía las actividades desafiantes. Y en nuestro reciente viaje familiar a África, tanto mi esposa como mi hijo eran conscientes de mi necesidad de ir al baño, de ayuda para entrar y salir del vehículo del safari, etc.

Viajar con personas que te apoyen y te quieran puede marcar la diferencia entre una experiencia increíble y una frustrante (o incluso peligrosa). Elija a esas personas con cuidado y deléitese con las alegrías del viaje con ellas.

Plan para emergencias médicas

Nadie quiere pensar en emergencias médicas, pero debemos hacerlo, especialmente cuando planificamos un viaje. Por eso siempre compro un seguro de viaje que cubra atención médica y evacuación.

Ese es un buen consejo para cualquiera, pero especialmente para las personas que viven con parálisis.

Para mí, el escenario más probable relacionado con una discapacidad mientras viajo es contraer una ITU. Por eso siempre llevo muchos catéteres y practico una buena higiene. Cuando viajo a un país en desarrollo, también llevo antibióticos adicionales en caso de que sean difíciles de encontrar.

Dependiendo de su discapacidad, podría enfrentar emergencias mucho peores que las de una ITU. Cualesquiera que sean, planifique cuidadosamente lo que hará si sucede lo peor. Luego disfrute de su viaje sabiendo que ha hecho todo lo posible para mantenerse seguro y saludable.

¿Tienes algún consejo de viaje para compartir? Me encantaría leerlos en los comentarios. TwP

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top