Society Makes it Hard to Lose Weight, but There’s Hope

Society makes it hard to lose weight.

Let’s face it:  Many of us (myself included) could stand to lose weight. If we did, we would be healthier, move better, have more energy, and generally be more likely to thrive.

According to a recent community information session held by the Spina Bifida Association (SBA), this is a widespread problem. About 73% of American adults are overweight or obese, and the percentage in many other countries isn’t much lower. 

Those of use who live with spina bifida, a spinal cord injury, or some other form of paralysis are even more likely to be overweight or obese. That’s because we have less muscle mass (muscle burns fat) and are necessarily more sedentary than people without disabilities. 

Add to that societal, genetic, and other factors that we can’t control, and it can seem hopeless. Can diet, exercise, and other lifestyle choices really make a difference and help us lose weight? 

The answer is yes. More on that in a moment. But first, here’s an overview of the issue that Michele Polfuss, a registered nurse and professor at the University of Wisconsin Milwaukee School of Nursing, provided during the community information session.

What Are Overweight and Obesity?

Simply stated, being overweight is defined as having a body mass index (BMI) of 25 to 29.9, while being obese means having a BMI of 30 or higher. Your BMI is your weight in kilograms divided by the square of your height in meters. There are plenty of BMI calculators online if you want to calculate yours.

During the SBA program, Polfuss noted that BMI isn’t perfect. For one thing, it doesn’t differentiate between muscle and fat. Someone’s body composition (the ratio of fat mass to fat-free mass) is more important than their overall weight. 

The location of someone’s fat is also important. So-called visceral fat around organs is the worst because it increases risk of diabetes, stroke, heart disease, and other metabolic conditions.

BMI is also geared toward the non-disabled population and doesn’t account for the lower muscle mass of someone with a disability. For example, I’m paralyzed from the waist down and have poor muscle mass in my lower body as a result (and thus a higher ratio of fat to muscle down there). My BMI doesn’t factor this in.

Still, BMI is the best simple measure we have of whether someone needs to lose weight. And despite its limitations, it’s always useful for measuring body fat trends in a given individual.

The Problems With Being Overweight or Obese

Polfuss acknowledged that losing weight is hard, both emotionally and practically.

“When we talk about weight, it really creates a lot of emotions,” she said. “Weight management is complex and multifactorial. If it was easy, we wouldn’t be in the situation we are in.” 

That said, it’s a serious problem that needs to be addressed. Although carrying excess body fat doesn’t necessarily mean you’re in overall poor health, the evidence is very clear that someone who is overweight is at higher risk of a range of serious health problems. For example, being overweight can lead to:

  • A greater risk of muscle loss
  • Pressures sores
  • Depression
  • Surgical complications
  • Decreased physical activity
  • Less socializing

She also said that obesity can hinder someone’s ability to reach their highest potential for independence by increasing their need for assistance with transfers, ambulation, and daily living activities.

People who are obese rather than just overweight increase their risk of many other serious health issues, such as: 

  • Cancer
  • Type 2 diabetes
  • Arthritis and other orthopedic problems
  • Fatty liver disease
  • Obstructive sleep apnea
  • Mental health and social problems
  • Pressure sores, soft tissue infection, and poor wound healing (which are of particular concern to people living with paralysis)

“Obesity is the one diagnosis that is so scary because it has the ability to negatively affect every system in your body,” Polfuss said.

Why Are So Many People Overweight or Obese?

Polfuss said there are many reasons for the epidemic of overweight and obesity, many of which are beyond an individual’s control. For example:

  • Our environment plays a role. Some environments promote healthy eating, exercise, and other beneficial behaviors, while others promote the opposite. If the people around you don’t exercise or eat well, it’s hard to swim against the tide and do these things yourself. 
  • Other societal factors come into play. “Our society really promotes excess weight,” Polfuss said. “Fast food restaurants are everywhere, portion sizes are much larger than we need, and technology has automated a lot of things so we don’t need to move as much as we used to.” She added that food packaging can be deceiving by making false health and nutrition claims.
  • Genetics are also a factor. Some people are naturally skinnier than others because they burn fat more easily and don’t gain weight as readily.
  • Our hormones can affect how easily we gain weight and how often we’re hungry.

So, What Can We Do?

The list above may be discouraging at first, but remember that there are important things we can control when it comes to our weight: our individual behaviors. How much we eat, the nutritional quality of our food, and how much we exercise are largely within our control. For example, we can:

  • Control our environment.  Keep healthy foods in the house instead of junk food. If something isn’t available, you won’t eat it. Also, remember that it’s a lot easier to avoid eating 100 calories than to burn off 100 calories through exercise. 
  • Choose your friends. Try to surround yourself with people who live a healthy lifestyle, or at least who will support you in yours.
  • Learn to love healthy foods. Try not to think of vegetables and other nutritious foods as some sort of necessary evil. They can be quite delicious. For example, carrots with hummus is now one of my favorite snacks. As a bonus, healthy foods will keep you feeling full longer and will prevent the energy crashes that can come from sugary foods.
  • Move more. Polfuss said that about 25% of the calories we burn comes from everyday physical activity and purposeful exercise. That means increasing our daily activity can really increase our calorie expenditure over time. Plus, starting an exercise routine doesn’t have to be hard. Doing something, like playing a sport, is better than doing nothing.
  • Start Slow. If you’re new to exercising, start with simple bodyweight exercises because they’re convenient and don’t require any equipment. Even exercising a few times a week for several months, such as by taking a walk or pushing your wheelchair outside every day, will burn calories and help you feel better. (Always talk to your doctor before starting any exercise program.) 

There are other steps someone can take to lose weight as well, including taking medications. More weight-loss drugs are available than ever, and they can help someone lose weight when combined with lifestyle changes like those above. However, they’re costly and can have unwanted side effects, and it’s unknown whether they work over the long term.

Bariatric surgery is also an option for some people. This procedure alters the digestive system to help someone feel full and eat less. Although bariatric surgery can lead to weight loss, it’s expensive and can have complications.

I hope you found this blog post to be helpful if you’re looking to lose weight. Stay tuned for another post from the same SBA community information session on developing smart exercise goals.

La Sociedad Dificulta la Pérdida de Peso, Pero hay Esperanza

Seamos realistas: muchos de nosotros (incluido yo mismo) podríamos perder algo de peso. Si lo hiciéramos, estaríamos más sanos, nos moveríamos mejor, tendríamos más energía y, en general, tendríamos más probabilidades de prosperar.

Según una reciente sesión de información comunitaria realizada por la Asociación de Espina Bífida (SBA), este es un problema generalizado. Alrededor del 73% de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos, y el porcentaje en muchos otros países no es mucho menor.

Si tiene espina bífida, una lesión de la médula espinal o alguna otra forma de parálisis, es aún más probable que tenga sobrepeso o sea obeso. Esto se debe a que tenemos menos masa muscular (el músculo quema grasa) y somos necesariamente más sedentarios que las personas sin discapacidad.

Si a eso le sumamos factores sociales, genéticos y de otro tipo que no podemos controlar, la situación puede parecer desesperada. ¿Pueden la dieta, el ejercicio y otras opciones de estilo de vida realmente marcar la diferencia y ayudarnos a perder peso?

La respuesta es sí. Más sobre eso en un momento, pero primero, aquí hay una descripción general del tema que Michele Polfuss, enfermera titulada y profesora de la Escuela de Enfermería de Milwaukee de la Universidad de Wisconsin, brindó durante la sesión de información comunitaria.

¿Qué Son el Sobrepeso y la Obesidad?

En pocas palabras, el sobrepeso se define como tener un índice de masa corporal (IMC) de 25 a 29,9, mientras que la obesidad significa tener un IMC de 30 o más. Tu IMC es tu peso en kilogramos dividido por el cuadrado de tu altura en metros. Hay muchas calculadoras de IMC en línea si deseas calcular la tuya.

Polfuss señaló que el IMC no es perfecto. Por un lado, no diferencia entre músculo y grasa. La composición corporal de una persona (la proporción entre masa grasa y masa libre de grasa) es más importante que su peso total.

La ubicación de la grasa de una persona también es importante. La llamada grasa visceral alrededor de los órganos es la peor porque aumenta el riesgo de diabetes, derrames cerebrales, enfermedades cardíacas y otras afecciones metabólicas.

El IMC también está dirigido a la población no discapacitada y no tiene en cuenta la menor masa muscular de alguien con una discapacidad. Por ejemplo, estoy paralizado de la cintura para abajo y, como resultado, tengo poca masa muscular en la parte inferior del cuerpo (y, por lo tanto, una mayor proporción de grasa a músculo allí abajo). Mi IMC no tiene esto en cuenta.

Aun así, el IMC es la mejor medida sencilla que tenemos para saber si alguien necesita perder peso. Y a pesar de sus limitaciones, siempre es útil para medir las tendencias de grasa corporal en un individuo determinado.

Los Problemas del Sobrepeso o la Obesidad

Polfuss reconoció que perder peso es difícil, tanto emocional como prácticamente.

“Cuando hablamos de peso, realmente crea muchas emociones”, dijo. “El control del peso es complejo y multifactorial. Si fuera fácil no estaríamos en la situación que estamos”.

Dicho esto, es un problema grave que debe abordarse. Aunque tener un exceso de grasa corporal no significa necesariamente que usted tenga una mala salud en general, la evidencia es muy clara de que alguien con sobrepeso tiene un mayor riesgo de sufrir una variedad de problemas de salud graves. Por ejemplo, el sobrepeso puede provocar:

  • Un mayor riesgo de pérdida de masa muscular.
  • Úlceras por presión
  • Depresión
  • Complicaciones quirúrgicas
  • Disminución de la actividad física.
  • menos socializar

También dijo que la obesidad puede obstaculizar la capacidad de una persona para alcanzar su máximo potencial de independencia al aumentar su necesidad de ayuda con los traslados, la deambulación y las actividades de la vida diaria.

Las personas obesas, en lugar de simplemente tener sobrepeso, aumentan el riesgo de sufrir muchos otros problemas de salud graves, como:

  • Cáncer
  • Diabetes tipo 2
  • Artritis y otros problemas ortopédicos.
  • Enfermedad del hígado graso
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Salud mental y problemas sociales.
  • Úlceras por presión, infección de tejidos blandos y mala cicatrización de heridas (que son de particular preocupación para las personas que viven con parálisis)

“La obesidad es el único diagnóstico que da tanto miedo porque tiene la capacidad de afectar negativamente a todos los sistemas del cuerpo”, dijo Polfuss.

¿Por qué tantas personas tienen sobrepeso u obesidad?

Polfuss dijo que hay muchas razones para la epidemia de sobrepeso y obesidad, muchas de las cuales están fuera del control de un individuo. Por ejemplo:

  • Nuestro entorno juega un papel. Algunos entornos promueven la alimentación saludable, el ejercicio y otras conductas beneficiosas, mientras que otros promueven lo contrario. Si las personas que te rodean no hacen ejercicio ni comen bien, es difícil nadar contra corriente y hacer estas cosas tú mismo.
  • Otros factores sociales entran en juego. “Nuestra sociedad realmente promueve el exceso de peso”, dijo Polfuss. “Los restaurantes de comida rápida están en todas partes, el tamaño de las porciones es mucho mayor de lo que necesitamos y la tecnología ha automatizado muchas cosas, por lo que no necesitamos movernos tanto como antes”. Añadió que los envases de alimentos pueden ser engañosos al hacer afirmaciones falsas sobre salud y nutrición.
  • La genética también es un factor. Algunas personas son naturalmente más delgadas que otras porque queman grasa más fácilmente y no aumentan de peso tan fácilmente.
  • Nuestras hormonas pueden afectar la facilidad con la que aumentamos de peso y la frecuencia con la que tenemos hambre.

¿Entonces, qué podemos hacer?

La lista anterior puede resultar desalentadora al principio, pero recuerde que hay cosas importantes que podemos controlar en lo que respecta a nuestro peso: nuestros comportamientos individuales. Cuánto comemos, la calidad nutricional de nuestros alimentos y cuánto ejercicio hacemos están en gran medida bajo nuestro control. Por ejemplo, podemos:

  • Controlar nuestro entorno. Mantenga alimentos saludables en casa en lugar de comida chatarra. Si algo no está disponible, no lo comerás. Además, recuerde que es mucho más fácil evitar comer 100 calorías que quemar 100 calorías mediante el ejercicio.
  • Elige a tus amigos. Intenta rodearte de personas que lleven un estilo de vida saludable, o al menos que te apoyen en el tuyo.
  • Aprenda a amar los alimentos saludables. Trate de no pensar en las verduras y otros alimentos nutritivos como una especie de mal necesario. Pueden quedar bastante deliciosos. Por ejemplo, las zanahorias con hummus son ahora uno de mis snacks favoritos. Como beneficio adicional, los alimentos saludables te mantendrán lleno por más tiempo y evitarán las caídas de energía que pueden surgir de los alimentos azucarados.
  • Muévete más. Polfuss dijo que alrededor del 25% de las calorías que quemamos provienen de la actividad física diaria y del ejercicio con propósito. Eso significa que aumentar nuestra actividad diaria realmente puede aumentar nuestro gasto calórico con el tiempo. Además, comenzar una rutina de ejercicios no tiene por qué ser difícil. Hacer algo, como practicar un deporte, es mejor que no hacer nada.
  • Comience lento. Si eres nuevo en el ejercicio, comience haz ejercicios sencillos con el peso corporal porque son convenientes y no requieren ningún equipo. Incluso hacer ejercicio unas cuantas veces a la semana durante varios meses, como salir a caminar o empujar la silla de ruedas al aire libre todos los días, quemará calorías y le ayudará a sentirse mejor. (Siempre hable con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios).

También hay otras medidas que alguien puede tomar para perder peso, incluido tomar medicamentos. Hay más medicamentos para bajar de peso disponibles que nunca y pueden ayudar a alguien a perder peso cuando se combinan con cambios en el estilo de vida como los mencionados anteriormente. Sin embargo, son costosos y pueden tener efectos secundarios no deseados, y se desconoce si funcionan a largo plazo.

La cirugía bariátrica también es una opción para algunas personas. Este procedimiento altera el sistema digestivo para ayudar a que alguien se sienta lleno y coma menos. Aunque la cirugía bariátrica puede provocar pérdida de peso, es costosa y puede tener complicaciones.


Espero que esta publicación de blog te haya resultado útil si estás buscando perder peso. Estén atentos a otras publicaciones de la misma sesión de información comunitaria de la SBA el desarrollo de objetivos de ejercicio inteligentes.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top